Pese a la represión, el pueblo Sioux mantiene la defensa del agua y la vida.

Lucio Chávez
La madrugada del pasado lunes 21, docenas de personas pertenecientes al pueblo Sioux, fueron golpeados y ultrajados por guardias que custodian el proyecto del oleducto conocido como Dakota Access.
La represión inicio cuando enormes excavadoras intentaron devastar un sitio sagrado para los indios Siux. Ante estos hechos, los más de 400 manifestantes que se mantienen en el campamente Piedra Sagrada, ubicado en los linderos del rio Missisipi, en Dakota del Norte, se opusieron.
Los violentos guardias del Dakota Access y la policía local del condado Morton, lanzaron contra los manifestantes gases y perros, con el objetivo de desalojar la protesta. Sin embargo, a las pocas horas y por la persistencia de los nativos americanos, se vieron obligados a retroceder.
El despliegue de violencia, dejó un saldo de 167 heridos, siete personas han sido hospitalizadas con lesiones graves en la cabeza, siendo tres de ellos ancianos del pueblo Sioux.
El proyecto “Dakota Access Pipeline”, de la compañía Energy Transfer Partners, recorrerá 1886 kilómetros, y se prevé que atravesará cuatro estados para transportar el petróleo que se extrae en Dakota del Norte, en la frontera canadiense, hasta Illinois, en el sur del país. Se evalúa que el oleoducto tiene un costo de 3.78 millones de dólares,
Es importante recordar que las masivas protestas contra el oleoducto proyecto iniciaron desde el mes abril, cuando el pueblo Sioux denuncio que el oleoducto pasaba por su tierra ancestral además de que su construcción traería un gran impacto ambiental. Ya que contaminaría todas las fuentes de agua en sus alrededores, lo cual afectaría a los 18 millones de personas en la cuenca hidrográfica del río Missouri.
Desde abril pasado los Sioux de la reserva Standing Rock, instalaron el primer campamento de resistencia contra el oleoducto, llamaron Piedra Sagrada, ubicado en la confluencia de los ríos Missouri y Cannonball a unos 80 kilómetros al sur de Bismarck, en Dakota del Norte. En este momento, hay cuatro campamentos con más de 1.000 personas acampando, la mayoría de ellas pertenecientes a pueblos originarios de Estados Unidos y Canadá

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*