Culpar a la SEE y a la UMSNH del colapso financiero, esconde a los verdaderos responsables de la crisis

Lucio Chávez
El pasado viernes, el auditor superior del estado, José Luis López Salgado, señaló que de no frenar el gasto de la Secretaria de Educación del Estado (SEE) y de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), podría llevar al colapso financiero a las finanzas públicas.
De esta forma, López Salgado, puntualizó que el incremento de la deuda pública es producto de la asignación excesiva recursos a las dos dependencias. En este sentido subrayó, que esto se debe las negociaciones respecto de plazas, tanto operativas como docentes, que mantuvo el gobierno del estado con la SEE y la UMSNH.
Las declaraciones de auditor no son nuevas, en abril pasado había señalado que el sector educativo era responsable de la crisis financiera de la entidad pues la deuda pública, que paso del 2002 al 2016 de los 147 millones de pesos a mas de 20 mil millones, había sido canalizada para este rublo.
Sin embargo, y pese a las recurrentes declaraciones de López Salgado, no existe ninguna prueba para comprobar los señalamientos.
El 21 de abril el Congreso del Estado desechó la propuesta de realizar una auditoria forense que pudiera esclarecer cual fue el uso y destino de los recursos públicos utilizado por las últimas administraciones. Es su lugar, de forma muy polémica, el Congreso creo la Comisión Especial para “acompañar” los trabajos de la Auditoría Superior de Michoacán, en la revisión y seguimiento de la Cuenta «Cargos por Aplicar» y las operaciones financieras del Estado desde 1996 al 2014.
Sin embargo, cabe señalar que en diferentes ocasiones la diputada Yarabí Ávila Gonzales, presidente de la Comisión Inspectora de la Auditoría Superior de Michoacán, ha denunciado el carácter inconstitucional de la Comisión Especial, además de subrayar que su creación responde más a interés políticos de proteger a ex-funcionarios, que a investigar la malversación de los fondos público.
Al respecto, también destaca que el Centro Michoacano de Evaluación, A.C. (CEMIDE) apuntó que del total de la deuda pública, un monto equivalente a los 12 mil 420 millones correspondía a gasto en infraestructura que las administraciones no podían comprar.
Entre las obras que no han justificado el recurso publico reportado se encuentran la Presa Francisco J. Múgica, con un monto de 2 mil 854 millones la Carretera E.C. (Cuatro Caminos-Arteaga) Cupuán Las Cruces-Tumbiscatío y el Puente las Caramicuas con un monto de 435 millones 640 mil pesos. Además de infraestructura Penitenciaria por un monto de 1 mil 388 millones 514 mil pesos.
Finalmente, cabe señalar que las declaraciones del auditor superior del estado se desarrollan en el marco discusión que se lleva a cabo en el Congreso local para la aprobación presupuesto de egresos del próximo año.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*