Creacionistas, racistas, machistas y “fóbicos”, entre quienes conforman el futuro equipo de Trump.

Lucio Chávez

El triunfo de Donald Trump el pasado 8 de noviembre ha sido un sismo que ha sacudido al mundo, sin embargo, los estragos más fuertes aún están por venir. Con la aparición de los primeros nombres que conformaran el gabinete del futuro presidente, existe la amenaza latente de que la retórica de campaña utilizada por el magnate, no sea fuera solo discurso y se convierta en realidad.

El primero que aparece en la lista es el cristiano evangélico Michael Pence. Quien ocupara el puesto de vicepresidente en el mandato de Trump,  niega la teoría de la evolución y en contraparte sostiene que los seres humanos han sido creados por “fuerzas divinas”. El dogmatismo religioso de Pence, basado en el creacionismo, no es lo único que preocupa a la comunidad internacional, también inquieta su profunda convicción de que el cambio climático no existe. El abierto “negacionismo” sobre calentamiento global del futuro vicepresidente, ha puesto en la zozobra los acuerdos y esfuerzos internacionales para reduciré los gases de efecto invernadero y con ello prevenir catástrofes humanitarias.

En la lista también se encuentra Stephen Bannon. El futuro jefe de estrategia de la presidencia de Donald Trump, es conocido por su declarado racismo y  homofobia. La clara simpatía del Bannon con las posiciones que profesan la supremacía blanca, ha sido celebrada por la ultraderecha y el Ku Klux Klan, quienes ven con muy buenos ojos que en una posición de tan alto rango se encuentre un “ideólogo” nacionalista.

Por su parte, el posible nombramiento del general James Mattis, alias ‘Mad Dog’ (perro rabioso), como jefe del Pentágono, dará al gabinete de Trump un aderezo islamofobico, pues Mattis asegura que el islamismo radical del gobierno iraní es la principal amenaza de Oriente Medio para los intereses norteamericanos.

Como director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) se perfila a Mike Pompeo, congresista por Kansas e integrante del movimiento político de ultra derecha Tea Party, quienes abiertamente se oponen al matrimonio entre personas del mismo sexo y al aborto.

Por otra parte, el senador Jeff Sessions se perfila como nuevo fiscal general. A Sessions se le conoce por su posiciones antinmigrantes, pues acusa a los trabajadores extranjeros de ser los responsables de que los salarios de los trabajadores blancos norteamericanos se deterioren. Al igual que a Bannon, a Session se le vincula con los grupos racistas como el Ku Klux Klan

Por su parte, el teniente general retirado Michael Flynn, será el parte del Consejo de Seguridad Nacional (CSN). Las declaraciones de Flynn respecto de que “el temor a los musulmanes es racional”, lo ubican como una de las posiciones islamofobicas más fuertes en el futuro CSN, y con ello se fortalece las posiciones de James Mattis.

Racistas, homofóbicos, islamofobico, creacinistas, machistas y negacionistas, estos son los primero perfiles del gabinete del futuro presidente, sin embargo, como van las cosas, posiblemente no sean los únicos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*