Javier Duarte y el caso Veracruz

Veracruz retumba en los oídos nacionales, es noticia constante. Desde años atrás (Los tiempos del tío Fide, como se hacía llamar Fidel Herrera) se insiste en el caso Veracruz. Es de todos escuchados la colusión de los aparatos del gobierno del estado con los más oscuros grupos criminales, incluso se les ha señalado como promotores de este tipo de bandas (en concreto los llamados “Zetas”). Una larga historia de despojos y crímenes rutinarios es el “leiv motiv” de los gobiernos en turno. Javier Duarte, es la consecuencia y el agravamiento de esta vieja tradición nacional. No por nada, el presidente Peña lo mencionaba (en un video de youtube) como parte de una camada de “Nuevos priístas”, de una nueva generación que venía surgiendo en el PRI. De los cuatro gobernadores que mencionó como “el nuevo Pri” cuatro años después, todos estos enfrentan cargos muy similares ante la justicia y son señalados por similares crímenes. Esto, no es coincidencia.

Los indicadores de violencia del Estado de Veracruz son desastrosos, los de economía son deprimentes, la censura impuesta a sangre y muerte ha marcado para siempre la historia moderna de este país. Javier D. Enfrenta directamente las acusaciones de ser el asesino de 17 periodistas y miles de personas que fueron desaparecidas bajo las ordenes de sus aparatos policiacos. El desfalco al Estado, es uno de los mayores que se tenga registro. La aparición de fosas clandestinas y muertos es diaria, como lo reportan los colectivos dedicados a la labor de buscar a los desaparecidos (un saludo fraterno para ellos). Y no podía faltar en la novela la simulación de llevar al Gobernador con licencia ante la justicia.

Actualmente, cuatro asesinatos ocurren todos los días en promedio, las calles de las ciudades están tapizadas con retratos de gente que es buscada por sus familiares. 220 casos tipificados como feminicidio (en lo que va del año) no han sido suficientes para activar la alerta de genero exigida por los activistas. Un “levantón” por día se vive aquí.

Ahora en otro tema, pese a que Veracruz es uno de los estados que más aporta al PIB nacional (5.1 del total), pese a que tiene tres de los puertos más importantes del país y ser el primer lugar en producción de energía eléctrica a nivel nacional los indicadores de pobreza marcan que un 53 porciento de la población del estado vive por debajo de la línea de la pobreza. Un índice muy bajo para el nivel que mantiene en general el país.

También es noticia el desfalco a las arcas del Estado que ha paralizado en general a varios sectores de la entidad. Se habla de un robo de aproximadamente 50 mil millones de pesos. Dinero que le dejó de llegar a la Universidad Veracruzana, a los ancianos pensionados del Estado (reprimidos por la policía Duartista), a decenas de escuelas que operan con recursos raquíticos y a los ayuntamientos a lo largo del territorio veracruzano que reclaman ya ser inoperantes por la falta de recurso. Hoy, existe una real crisis de gobernabilidad en el Estado.

Y para rematar la simulación de justicia ya es imposible de creer y lo que se vuelve muy claro con todo esto es la impunidad con la que gozan estos gobernadores prófugos. Todo el teatro que montaron con la solicitud de licencia y la posterior huida tanto de Duarte como del señalado como el principal colaborador (Arturo Bermúdez Zurita) es una burla para todos los que hemos sido afectados por la gestión Duartista.

Por último, Duarte es mostrado como la cara visible de una red de criminales, red que sigue intacta. El gobernador interino Flavino Ríos también cuenta con su historial criminal y su veta represora.

En este primer articulo, que pretende ser parte de una serie de análisis sobre lo que ha pasado en el estado, pretendemos más que todo señalar los hechos concretos de este periodo, más adelante trataremos de explicar un tanto más los fenómenos mencionados.
Pero ante esto, lanzamos una serie de preguntas. ¿Cómo la lucha contra la corrupción es una lucha contra el capitalismo?¿Que papel juega el partido de los trabajadores (en su ausencia) en toda esta situación?¿Como se explica el despojo a los trabajadores y la corrupción en la maquinaria gigantesca que representa el capitalismo?

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*