Tijuana la haitiana.

El arribo de miles de pobladores de Haití a la ciudad fronteriza de Tijuana ha desatado todo tipo de reacciones. Desde aquellas, como las de los industriales de la maquila, que ven con ojos de ganancia las condiciones en las que llegan las y los haitianos, hasta las más chovinistas y xenófobas que exigen la salida de los haitianos, declarándolas personas “no bienvenidas”. No obstante, el intercambio cultural de una migración de tal magnitud ya se ha hecho sentir, siendo su mejor logró la introducción culinaria del pollo haitiano.

La maquila afila colmillos

La llega de más de 300 haitianos a Tijuana, Baja California, sumándose a los 8 mil migrantes africanos, que esperan obtener un permiso migratorio para poder cruzar la frontera mexicana y poder acceder a los Estados Unidos ya ha sido visto como una oportunidad de negocios por parte de la industria maquiladora.

En un texto publicado por letrascualquiera.org, firmado por Iván Molina, se explica cómo, la industria maquiladora, aglutinada en la Asociación de la Industria Maquiladora y de Exportación (Index Tijuana) y representada por Juan Manuel Hernández, “pretende emplear a grupos vulnerables evadiendo los estragos que el miserable salario de la industria, puede arrastrar a la búsqueda de una vida digna”.

Para Molina las de por si malas condiciones salariales de Tijuana, que junto con Veracruz tiene uno de los índices de pobreza salarial más altos, se verán potenciadas con la idea de la Index Tijuana de contratar migrantes haitianos, lo que presionará los salarios, por la nueva cantidad de mano de obra disponible, aún más a la baja.

“Aunque la pobreza salarial de nuestro Estado es un factor determinante, sino es que el más importante para la escases de recurso humano en dicho sector, los industriales se están coordinando con el Instituto Nacional de Migración (INAMI) para hacerse de la mano de obra de los repatriados provenientes de E.U. y los migrantes haitianos que han llegado al Estado.”

Durante el texto, Molina de cuestiona ¿Cuáles serán las condiciones laborales que les ofrezcan a estas personas? ¿Será que la industria quiere generar una nueva clase baja integrada por los grupos más vulnerables?, además, el autor reflexiona sobre la necesidad de atender como un tema primordial la explotación laboral. “Es claro que la explotación laboral está a la orden del día, pero qué es lo que tiene que pasar para que los “grandes empleadores” de la región le den la importancia debida al aumento salarial de sus empleados”, expone Iván Molina.

Por otro parte Óscar René Culebro Medina, director de Soluciones Empresariales, comentó que para las empresas de este ramo (la maquiladora) es un alto costo el que se invierte en capacitación en el aprendizaje de los empleados haitianos, por lo que no es redituable que es se vayan en menos de 30 días al ser contratados.

“Más que beneficiarse y llenar sus vacantes a las empresas les afectaría contratarlos y capacitarlos y que se vayan a los pocos días. Ellos no están acostumbrados a trabajar en los horarios de la industria maquiladora”, dijo René Culebro

Estas declaraciones se enmarcan luego de que se hiciera pública la noticia de que dos haitianos renunciaron al día de ser contratados por una maquila, lo que ha motivado a que miembros de la industria empresarial como Culebro Medina, aseguren que sólo un número reducido, sino es que ninguna de las 20 mil vacantes, que en este momento hay en las más de 600 empresas, serán cubiertos por los haitianos, dado que estos no aguantan las extensas jornadas de trabajo.

Xenofobia y chovinismo

Aunque podría parecer que una ciudad que ha crecido y cuya identidad se ve enriquecida gracias a los múltiples encuentros culturales fomentados gracias a la migración constante, la llegada de haitianos y africanos ha desatado las pasiones más nacionalista, racistas y xenófobas.

Por ejemplo, el grupo de Facebook nombrado como “Frente Nacionalista de México” fue el vecero de una serie de comentarios discriminatorios al asegurar que Tijuana no tiene por qué “ser el tapón para evitar que personas ajenas a nuestro país y a nuestro intereses crucen hacia Estados Unidos”.

Este Frente, que se autodenomina como un movimiento que promueve un nuevo orden sustentado en la “mexicanidad”, expuso además que “fundamentada en las prácticas sangrientas del vudú y una vocación auténtica para la miseria y la inmundicia no pueden ni tienen por qué ser recibidos en México, por lo cual movilizaremos todos los recursos pacíficos (sic) y legales (doble sic) disponibles para que sean expulsados”. El comentario era acompañado por un video que mostraba un supuesto ritual vudú.

La cascada de comentarios negativos llegaron a los minutos de hecha la publicación. Comentarios como “fuera haitianos no son bienvenidos” o “pueden atentar con vudús y santería” (super sic) son alguna de las muestras del intelecto desmedido de los miembros de esta organización.

Aunque los comentarios despectivos son constantes, pero no la mayoría, los activistas y ONG´s solidarias con la comunidad haitiana y africana, alertan que estás reacciones empiezan a ser la expresión del descontento de gente que ve mal las condiciones en las que viven y pernoctan las y los migrantes.

En una entrevista para el diario El Universal, Sergio Tamai, coordinador del campamento de migrantes haitianos en la zona norte de Tijuana, aseguró que la gente “los empieza a ver mal… les molesta porque tienen que hacer sus necesidades en la calle” Además, Tamai comentó que los comerciantes, cercanos a los albergues, se molestan porque los migrantes caribeños y africanos duermen en las banquetas, afuera de sus comercios lo que, “da mala imagen” (hiper sic).

En el otro lado de la moneda, los migrantes, han externado su tristeza y desconcierto por el trato recibido, ya que los comerciantes, a la menor provocación los insultan y gritan “¡Vete negro!”. Harold Cidoine, un haitiano cuya hija nació en México, durante su peregrinar a Tijuana, mostró su desconcierto ante el trato recibido por algunas y algunos tijuanenses. “No sé por qué nos gritan esas cosas. Mira, mi hija es mexicana…como ustedes”, exclamó Harold al reportero de El Universal.

Cabe destacar que, ante todo el panorama, las autoridades de los tres órdenes gubernamentales, ni municipales, no estatales, ni federales, sólo han dado muestras de una completa ineptitud e incapacidad de tomar acciones para atender el fenómeno migratorio.

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*