Carta a los maestros de la CNTE

Soy un trabajador mexicano, que trabaja más de 40 horas a la semana; como muchos muchísimos en esta tierra, con un sueldo que apenas alcanza, donde los 8 mil mensuales se tienen que estirar al máximo para pagar los gastos de los hijos y la familia; y estoy con los maestros en su lucha, porque creo que ellos son los que verdaderamente están defendiendo la educación pública en México, y que el Secretario de Educación Pública federal Aurelio Nuño desconoce muchas cosas de este país, él no sabe de las escuelas sin baños, ni siquiera agua potable y electricidad, de los niños que llegan sin haber desayunado, de la falta de dinero para uniformes y mucho menos útiles escolares, de los milagros que hacen los profesores en estas localidades para llevarles educación.
El día sábado 21 de mayo, marche junto con otros 5 mil padres de familia en apoyo a los maestros de las secciones 7 y 40 de la SNTE, en Tuxtla Gutierrez, Chiapas, porque estoy a favor de que tengan condiciones de trabajo favorables, que no se les niegue su derecho al trabajo, mediante un examen estandarizado que en nada refleja la capacidad intelectual de los docentes para enseñar; desde el 15 de mayo se encuentran en paro de labores estos dignos trabajadores

Yo estoy consciente que ningún gobierno se ha portado tan terrible como el de Enrique Peña Nieto, que ha lanzado miles granaderos contra los maestros, que les ha impuesto una falsa reforma laboral disfrazada de mejoras a la educación.

Joaquín López Doriga y los medios de comunicación no hacen otra cosa que satanizarlos, demonizarlos, minimizarlos, decir que son unos flojos y revoltosos; y que cada vez son menos, que solo ven por sus privilegios, que disfrutan de unos sueldazos, nada más alejado de la verdad, los medios nunca cuestionan al presidente ni sus acciones, ni a su gabinete, ni las riquezas de los 25 hombres más poderosos de México (Carlos Slim, Alberto Balieres, etc.), para ellos la desigualdad en los ingresos es natural; para ellos el salario mínimo de $73.04 es el adecuado para todo aquel que trabaje 8 horas, y todo está de maravilla en este país.

Pero hoy en día en esta época tan confusa y tan falta de espíritu de transformación en favor de los explotados y oprimidos; los maestros sacan la cara por los trabajadores, y debemos estar con ellos.

En estos momentos de lucha, está en juego por parte del gobierno, el control autoritario de uno de los sindicatos más grandes de América Latina, donde la apuesta es a la derrota; para los profesores, se encuentra la defensa del trabajo, la formación de sindicatos y la participación democrática en el proceso de enseñanza. La reforma educativa, inicio como una reforma laboral y política, donde la culpa del por qué no aprendían los niños en las escuelas recaía en los maestros, ellos eran los culpables de todo en el país, hasta de los bajos salarios se les llego a culpar, de ser unos privilegiados, de tener vacaciones y otras prestaciones que han logrado a base de lucha, nunca como un regalo, sino como un derecho que se adquirió.

Usted compañero trabajador como se sentiría que después de 3 exámenes y 25 años de servicio fuera despedido sin ninguna responsabilidad para el patrón, pero además recuérdese que es un examen estandarizado en línea, donde se evalúa igual a los maestros urbanos, que a los rurales, a los del centro, sur y norte de México por igual, donde no se evalúa si quiera si saben desarrollar una idea, si no el seleccionar correctamente las respuestas, algo muy sesgado, quien decide que es apto y quien no en la evaluación docente, el “imparcial” y “autónomo” Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE), así las cosas en estos momentos.

Por eso ahorita a los trabajadores nos toca informarnos, pasar la voz, organizarnos, desde donde estemos; para que no nos vengan con el cuento de los revoltosos, porque ya no les creemos a los mismos voceros del gobierno de siempre (López Doriga y compañía), porque vemos lo que pasa en la realidad, y de qué lado debemos estar; con los oprimidos y explotados de este país, vemos que no van a alcanzar granaderos, ni los policías; cuando los trabajadores de este país nos organicemos para cambiar las cosas, no les van a alcanzar las mentiras en los noticieros al servicio de los poderosos para callar las voces de miles y miles en las calles, ese momento ténganlo por seguro que llegara compañeros, unidos venceremos, con los maestros hoy y siempre.

 

Atte. Un trabajador mexicano.
 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*