La Felicidad es un derecho del pueblo (contra el mal humor de las redes políticas)

Poco importa si el copeton dijo que el mal humor es por culpa de las redes sociales. La misma importancia tiene si no sabe hablar inglés, si no ha leído en su vida, si es el presidente más imbécil del universo, si su hija odia a la prole, si esto y si lo otro.

La única realidad es que nuestra realidad no es un chiste. Carlos salinas de Gortari, Miguel de la Madrid y Felipe de Jesús Calderón tenían currículos impresionantes, dignos del SNI nivel III ¿Y las cosas fueron mejores con ellos? Difícil saber quién ha sido el más malo entre todos los malos, es como adivinar quién es más fuerte si el Alien o el Depredator, aunque como la publicidad de aquella película decía, no importa cuál sea la respuesta todos al final siempre hemos perdido.

En Veracruz matan en un antro gay a 20 personas cuando se había dicho oficialmente que solo era cuatro, con lo que se pretende ocultar que esto sea un evidente caso de homofobia. En Morelia marchan para defender las familias “normales”, la ahora denominada Ciudad de México tiene contingencias ambientales como días tiene el año. Eso sin mencionar la brutal desaparición de los normalistas de Ayotzinapa. Es que nos gobierna un burro dirán unos y no difiero mucho de esta postura, pero repito la pregunta ¿Qué paso con los de mención honorifica en Harvard? Es decir, con el Felipillo borrachillo y el Salinas orejon y rateron.

Pues otra larga lista de obras maestras de la corrupción, despojo y asesinato a nuestro pueblo, Fobaproa, Guerra contra el narcotráfico, Atenco, Tratado de libre comercio, EZLN, SME, etc.

Y el mal humor sigue ahí, ponga el personaje que usted quiera poner, con estrellita en la frente o con orejas de burro, ninguno se queda atrás a la hora de recordar episodios que profundizan las desigualdades en el país, con sucesos que nos llenan de impotencia. Entonces ¿De quién es la culpa? De nosotros por votar por los mismos pendejos dirán unos, de votar siempre por el PRI, otros y unos más porque no queremos votar por el rayito de esperanza que según ellos representa el Peje un viejo conocido de los Abarca por cierto…

Sin embargo, no debemos olvidar que el rumbo de nuestra nación no está en manos de los presidentes que nos “gobiernan”. Su guapura, borrachez o su calvicie no es la respuesta a décadas de fracaso y mal humor en nuestro país. Deberíamos pensar un poco más allá de los personajes y pensar en que sistemas políticos, económicos, culturales y de creencias conforman la base de nuestra sociedad.

Si este sistema nos pone de mal humor y los únicos que sonríen son los colegas del personaje que está en la foto, entonces ¿Dónde esta el problema?

 

 

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*