UN LLAMADO DE JUSTICIA

Este 20 de mayo se cumplen dos años del infame asesinato cometido contra Mallinali Saucedo Valdés, estudiante de la preparatoria en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), quien contaba con apenas 17 años, cuando fue encontrada sin vida en un canal de aguas negras en el municipio de Tarimbaro.

De acuerdo con las investigaciones de la policía, a Mallinali la mataron a golpes, su cuerpo mostraba además signos de estrangulamiento y agresión sexual. La omisión y negligencia de parte de la autoridad han sido la constante en el caso de la joven, luego de dos años, el asesino o los asesinos, siguen en libertad, valiéndose de impunidad que se vive en México, donde Michoacán no es la excepción, sino más bien parte de la regla.

La falta de atención de las autoridades estatales, también las hace responsable del asesinato, por omisión y negligencia, pero también por su falta de sensibilidad para atender los reclamos de la familia. Lo anterior se evidencio en el actuar de ex gobernador y ahora funcionario federal, Salvador Jara Guerrero, quien ni como rector de la UMSNH, puesto que ocupaba cuando fue asesinada Mallinali, ni como gobernador, atendió el caso.

En una la carta escrita por organizaciones feministas se le exigía que como representante de la Casa de Hidalgo se pronunciara por el esclarecimiento del caso. Luego, ya encontrándose al frente del gobierno estatal, una segunda carta le reclamaba asegurarse que se hiciera justicia.

Tampoco ha habido atención por parte del actual gobernador, Silvano Aureoles Conejo, quien hace uso del discurso de igualdad de género como un mecanismo de propaganda política, pero no hace nada por esclarecer casos como el Malli para que los responsables del crimen no lo vuelvan a cometer contra otra mujer.

Otra muestra de la falta de atención de los gobiernos pasado y actual, es que luego del feminicidio de Mallinali, los casos en Tarimbaro no han dejado de ocurrir, siendo las niñas las principales víctimas. En ese municipio de acuerdo con datos sacados de notas periodísticas se tiene registro de al menos siete asesinatos contra mujeres, la ultima una pequeña de apenas 12 años de edad, ocurrido en el mes de marzo del presente año.

En otros puntos del estado de Michoacán el panorama de violencia contra la mujer también se perfila como algo grave, de acuerdo con los últimos registros de enero a la fecha han sido asesinadas en el estado 26 mujeres, que se suman a los 850 casos ocurridos de 2006 a 2015.

 

Pero los asesinatos contra mujeres no son los únicos crímenes que el estado tolera, ya que, en la última década, hay al menos 200 mujeres desparecidas en Michoacán. En redes sociales las denuncias de casos de desaparición de mujeres son cada vez más frecuentes. Además, existen dos mil 636 víctimas de abuso sexual.

Memoria contra la impunidad

Desde hace dos años el señor Alfredo Saucedo, padre Mallinali, no ha cesado su reclamo de justicia para su hija, porque sabe, que mientras en este país siga sin haber castigo a los responsables de los asesinatos contra las mujeres, ninguna estará a salvo, ni podrá caminar sin sentirse amenazada.

Nosotras integrantes de Matrioska hacemos un llamado a la comunidad Nicolaita, profesores, profesoras, estudiantes, empleados y empleadas, así como a la población de michoacana a no seguir cerrando los ojos ante la problemática de violencia contra las mujeres, a pedir justicia para Mallinali, para las mujeres asesinadas en la entidad.

 

#NiUnaMás #JusticiaParaMalli

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*