De las campañas políticas del 2016

En este año se elegirán cargos en 16 estados de la república mexicana; en ellos diversos políticos se enfrentaran en una serie de campañas vacías y partidos pragmáticos, que lo mismo se vuelven aliados en algunas entidades y adversarios en otras. 

El pasado 1 de abril dieron inicio las campañas electorales en Hidalgo, el 2 en Quintana Roo y el 3 en los estados de Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Tamaulipas, Veracruz y Zacatecas, el 4 inició en Tlaxcala.

 

En estas elecciones que se llevarán a cabo el domingo 5 de junio; se votará por 12 gubernaturas, 388 diputaciones locales de 12 congresos estatales, la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, así como por el remplazo de 965 ayuntamientos. En suma mil 635 cargos.

 

De las gubernaturas que se renovaran, el PRI gobierna los siguientes Estados: Hidalgo, Quintana Roo, Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Tamaulipas, Veracruz, Zacatecas y Tlaxcala. El PRI ha gobernado sin alternancia cerca de 80 años en Hidalgo, Tamaulipas. Quintana Roo y Veracruz,

 

El Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) firmaron alianzas para ir juntos a los comicios de los estados de Zacatecas, Durango, Oaxaca, Veracruz y Quintana Roo y con esa intención, en dichas entidades los aspirantes postulados por PAN o PRD provienen del PRI, en algunos casos lo dirigieron u obtuvieron algún cargo público bajo estas siglas.

 

Gracias a esto se vuelve difícil establecer sus programas y posturas políticas sobre diversos temas, se vuelven pragmáticos; sin contenido, solamente buscar echar a unas personas para que lleguen otras pero con los mismos resultados, una suerte de gatopardismo; pero de donde viene este término; se inspiró en “El Gatopardo” una novela escrita por Giuseppe Tomasi di Lampedusa, entre finales de 1954 y 1957. El gatopardo narra las vivencias de Don Fabrizio Corbera, Príncipe de Salina, y su familia, entre 1860 y 1910, en Sicilia. El título se refiere al leopardo jaspeado o serval (en italiano, gattopardo) que aparece en el escudo de armas de la familia Salina; en el desarrollo de la trama se aplica la máxima de que: “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”, refiriéndose a los cambios políticos italianos, pasando de un feudalismo a una república.

 

En estos 60 días de campaña, los candidatos y candidatas; darán largos discursos donde mencionaran (entre algunas propuestas que tienen desde los años 90´s) que incrementaran las fuentes de empleo, los salarios, la inversión, etc; cuestiones lógicas y de sentido común, ante un pueblo mexicano azotado por la falta de empleo, los bajos salarios y los altos costos. Discursos que bien pudieron haberse escrito en los años 80’s y que no cambian, el problema no son los discursos o las promesas, si no el modelo económico que se tiene en México desde los 80’s. Con sonrisas falsas, fotos familiares retocadas y spots prefabricados y acartonados, se anunciaran en este periodo.

 

Se contrataran miles de anuncios espectaculares con frases como “Acompañame” “Soy tú mejor opción” etc. El uso del mal llamado marketing político para atraer a las personas, que sí se utiliza un color determinado, que este slogan tiene mayor repercusión, este menos etc., se pagaran eventos públicos (donde a las personas se les atrae con la promesa de algún apoyo, o una comida el día del evento, una playera, o algún otro tipo de atracción.), pero seguirán siendo campañas que no atraen; por sus propuestas vacías.

 

 

Por eso es necesario voltear a ver otro tipo de organización, una verdadera organización de vecinos, trabajadores, jubilados, jóvenes; organizarse políticamente para cambiar el estado de las cosas es la única solución real a los problemas que aquejan en México, y no los votos depositados a partidos políticos y candidatos de plástico cada 3 o 6 años.

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*