Venezuela y la posibilidad de una dictadura parlamentaria

Por Alejo Fuentes

Morelia, Michoacán, 23 de marzo de 2016.

Para entender lo que está por venir en los próximos meses en la Venezuela Bolivariana habrá que hacer un recuento breve, tras el triunfo electoral del presidente Hugo Chávez Frías en 1998, Venezuela comienza a vivir una serie de transformaciones políticas, económicas y sociales, siendo el eje rector la reconstrucción del país a través de la llamada ​Quinta República, la convocatoria a un nuevo constituyente y el surgimiento de la nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Uno de los pilares de la economía venezolana durante el mandato de Hugo Chávez, fueron los ingresos petroleros, a través de estos se pretendía realizar una redistribución de la riqueza, sin embargo, la especulación de las grandes empresas petroleras, de organismos como la OPEP y la posterior desestabilización de los precios internaciones del petróleo ocasionaron una grave crisis económica.

Según datos del diputado Héctor Rodríguez, jefe de la bancada oficialista, proporcionados a un medio local, en 2013 Venezuela percibió 3,500 millones de dólares por la venta de hidrocarburos y para el 2015 entraron únicamente 77 millones lo que generó una emergencia nacional.

Tras la muerte del Comandante Chávez y el triunfo electoral del actual presidente Nicolás Maduro, la Revolución Bolivariana pareció estancarse, el ciclo de protestas (calentar las calles) dirigido por el bloque conservador aglutinados en la Mesa de Unidad Democrática (MUD) sucedieron a lo largo de los años 2014 y 2015, así como la planeación premeditada de las cúpulas empresariales de una guerra económica enfocada en el desabasto de productos básicos para la población, aunado a la crisis de los ingresos petroleros, desembocaron en una contundente derrota electoral el 6 de diciembre de 2015.

El triunfo de la derecha le permitió obtener un total de 112 diputados ante la Asamblea Nacional, integrada por 167 diputados y diputadas, dejando el resto de la representación parlamentaria a militantes del Partido Socialista Unificado de Venezuela.

Al obtener una mayoría calificada la MUD y de acuerdo a la Constitución tiene las siguientes facultades: a) Acordar la separación temporal de un diputado o diputada de sus cargo; b) Crear y suprimir comisiones permanentes; c) Elaborar o modificar leyes orgánicas; d) Aprobar reformas constitucionales para someterlas a referendo popular; e) Remover magistrados del Tribunal Supremo de Justicia; f) Designar integrantes del Consejo Nacional Electoral.

Para la MUD el referéndum revocatorio es una opción a seguir, de acuerdo a información de medios nacionales, el pasado 10 de marzo la Asamblea Nacional aprobó un proyecto de Ley Orgánica de Referendo, un instrumento que les permitirá acelerar la vía constitucional para acortar el mandato del Presidente Nicolás Maduro.

Tres son las estrategias aclamadas por la Mesa de Unidad Democrática con las que intenta acortar el mandato de Maduro y llamar a elecciones este 2016. Una de las primeras opciones es la incitación a la renuncia del presidente, la segunda es la enmienda constitucional para acortar su mandato y tres, el referendo revocatorio, sin embargo de acuerdo al reglamento del Consejo Nacional Electoral (CNE) las dos últimas opciones de aprobarse podrán ser aplicadas hasta el próximo año.

A pesar de lo anterior esperemos que el balance hecho por A. Boron sobre la situación de Venezuela se cumpla, “los problemas económicos del momento no alcanzan para cancelar los notables cambios en la conciencia de las clases y capas populares… el chavismo, antes y ahora, podrá haber cometido muchos errores pero sus aciertos históricos superan ampliamente sus desaciertos. En ese sentido, el balance deja un saldo positivo que los problemas del momento no alcanzan a eclipsar. Y si la derecha se confunde y cree que una transitoria mayoría en la Asamblea Nacional equivale a una carta blanca para volver al pasado, más pronto que tarde caerá en la cuenta de que el poder social es una construcción mucho más compleja y que excede los límites del ámbito parlamentario… aprenderían, rudamente, lo que es la dualidad de poderes y la posibilidad de perder en las calles lo que ganaron en las urnas”.

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*