¿A quién realmente benefició el programa social “Cruzada Nacional contra el Hambre”?

La Cruzada Nacional contra el Hambre es un programa social de la administración del presidente Enrique Peña Nieto en enero del 2013, con el objetivo de repartir alimentos a quienes carecen de él, ¿Pero, a quién benefició? La realidad es que, éste programa, como la mayoría de los que se implementan en este país, estuvo mal planificado y lleno de corrupción, benefició a los grandes corporativos del mercado alimentario, a los políticos y a los narcos. Veamos porque:
La Auditoria Federal de la Federación (ASF) reveló que hubo anomalías en los procesos de licitación a favor de empresas ligadas al operador financiero del Cartel de Juárez, Rodolfo David Dávila Córdoba, quien, tras salir de la cárcel por lavado de dinero, reaparece como representante de las empresas Grupo Comercializadora Cónclave y Prodasa S.A. de C.V. quienes recibieron más de 396 millones de dinero de la cruzada contra el hambre, sin que se entregara el material por el que se pagó.
La ASF admitió que el programa social no cumplió con su objetivo, debido a las deficiencias y mal diseño del programa, ello impide verificar si realmente se garantizó el acceso a la alimentación.
La Cruzada Nacional contra el Hambre no es más que un simulacro, como muchos de los que implementa el Gobierno Federal para cometer corrupción.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*