La guerra contra el magisterio y la pérdida del derecho a la educación

evaluacion-docente4
Foto tomada de Animal Político

Por Alejo Fuentes

Finalizado el proceso de evaluación del desempeño docente, iniciado el 14 y 15 de noviembre, realizado a lo largo de la República mexicana; el 14 y 15 se aplicó en el estado de Morelos, los días 21 y 22 se aplicó en Michoacán y Veracruz, para Oaxaca el 28 y 29, en el estado de Guerrero tuvo fecha el 4 y 5 de diciembre y en Chiapas el 8 de diciembre, se han presentado los resultados.

De acuerdo a los datos divulgados por la SEP, encabezada por Aurelio Nuño Mayer, sólo el 14.1% de los maestros de educación básica obtuvieron una calificación de insuficiente; 37.6% con calificación de suficiente; 40.5% buena y un 7.9% calificación de excelente.

Por supuesto la evaluación docente, basado en un examen estandarizado, en un país multicultural y con grandes disparidades económicas, evaluación en donde no se tomó la participación de diversos sectores clave para su elaboración, representa un medio para la continuidad de la política de exterminio y barbarie contra el magisterio democrático y con ello acabar con el pilar de la educación pública.

Debe agregarse que el uso de la fuerza militar y policíaca para reprimir de manera violenta al magisterio democrático, también apunta hacia la criminalización de la protesta social. La guerra contra el magisterio no pretende -y hay que hacer énfasis en ello- mejorar la educación ni a los maestros, lo que se quiere es desmantelar al magisterio, desintegrar a uno de los sectores populares que ha defendido históricamente el derecho a la educación pública, científica, laica y humanista para los hijos de los trabajadores.

Además, al poner a competir a los profesores por bonos económicos, se fragmenta la identidad social, identidad que se basa en el reconocimiento y la lucha por los derechos económicos y sociales del pueblo trabajador, se configura pues una nueva identidad, ideología y morfología del magisterio.

Lo anterior queda confirmado ya que luego de las vicisitudes para llevar a cabo la evaluación, aquellos que no consiguieron una nota satisfactoria tendrán que ser reeducados en la corrupción, la competencia, el egocentrismo, la rapiña, el desfalco y la barbarie para poder tener derecho a una nueva oportunidad para aprobar el examen, aquellos que consiguieron una nota suficiente asegurarán la plaza por cuatro años, los “buenos” obtendrán beneficios laborales y los destacados aumento salariales de 35% más prestaciones.

E incluso tras reconocer abiertamente que la Reforma Educativa en su primera etapa ha sido “una reorganización política del sistema educativo”, en los 28 estados en donde ya se dio por concluida la evaluación, 3 mil 360 profesores serán dados de baja, lo anterior como consecuencia por no haberse presentado el día de la evaluación ni el día de la reposición de la fecha.

Los efectos están sustentados en el artículo 74 de la Ley General del Servicio Profesional Docente, Ley impuesta por los organismos internacionales y la cúpula empresarial extranjera y nacional, de esta manera a partir del pasado 1 de marzo los docentes causaran baja definitiva sin ninguna consecuencia para el Estado, es decir, no hay liquidación. Nuño Mayer asegura que la medida es irrevocable y que las manifestaciones de la disidencia en las calles no revertirán la medida.

Por lo anterior la tarea urgente es la unidad por la defensa de la educación laica, gratuita, obligatoria, científica y humanística, la unidad en torno a los derechos de la clase trabajadora, para ello el pueblo entero deberá volcarse en contra no sólo de la reforma educativa sino del conjunto de reformas estructurales.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*