Recorte al gasto de 132 mil millones de pesos para 2016, es el tercer recorte en dos años

Por Alejo Fuentes

Conferencia Recorte
Agustín Carstens y Luis Videgaray durante el anuncio de recorte al gasto.

Un recorte del gasto público de 132 mil millones de pesos, que equivale al 0.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), se implementará este 2016, lo cual constituye el tercer recorte presupuestal en dos años.

Las medidas son adoptadas por la baja en los precios internacionales del petróleo, que desde 2014 comenzaron su caída, en el caso de la mezcla mexicana en 2012 alcanzó un máximo histórico de 101.96 dólares por barril, para venderse a fines de 2015 en 37.77 dólares, en febrero del presento año registro un mínimo histórico (desde 2003) para ubicarse en 22.08 dólares.

El segundo motivo es la devaluación del peso frente a las monedas extranjeras, la explicación del comportamiento de los mercados y la volatilidad de las divisas se plantea sobre dos principales cuestiones: 1) La desaceleración económica de china y 2) El aumento de las tasas de interés en Estados Unidos por la Reserva Federal (FED). Puede agregarse también la especulación de los grandes bancos y empresas por los beneficios que se obtienen al realizar el cambio de moneda.

El anuncio fue dado a conocer por el Secretario de Hacienda Luis Videgaray y por el Gobernador del Banco de México Agustín Carstens, por una parte el gobierno federal disminuirá su presupuesto en 32 mil millones de pesos y los 100 mil millones restantes tendrán que ser eliminados del gasto previsto en PEMEX. Aun cuando se ha negado un recorte de personal, diversos medios dan a conocer que existirán recortes tanto dentro de PEMEX como del gobierno federal.

Por otra parte, se habían tomado medidas compensatorias como la subasta de dólares por el Banco de México, sin embargo, Carstens anuncio en la misma ceremonia que la Junta de Gobierno decidió incrementar en medio punto porcentual la tasa de interés de referencia para ubicarse en 3.75 por ciento y que la Comisión de Cambios resolvió poner fin a la política de subastar dólares de la reserva internacional, ahora se podrá vender dólares directamente en el mercado local de cambios.

Lo anterior por un lado motiva a que los capitales financieros y productivos volteen a México para obtener un mejor rendimiento, dado que el incremento en las tasas evita la salida de capitales y que incluso puede traducirse en una apreciación del peso frente a las demás monedas, sin embargo los créditos para consumo o inversión se vuelven más caros, con lo que se contrae el dinamismo productivo, por ello se ha mencionado que una las primeras consecuencias será la disminución del crecimiento económico reflejado en el PIB.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*