Disparidades en el trabajo doméstico y laboral

A propósito del próximo 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora, vale la pena realizar una observación del tiempo dedicado por los hombres y las mujeres a los deberes domésticos (actividades consideradas No económicas) y de las condiciones laborales en que ambos se desarrollan.

Para ello recurriremos a los datos presentados por el INEGI sobre Indicadores de Género, que son resultado de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), la utilización de cifras servirá para hacer aún más visibles las particularidades que presentan tanto hombres y mujeres en los ámbitos mencionados.

Son alrededor de treinta y un variables sobre género, sin embargo nos limitaremos a exponer tres; a) Promedio de horas dedicadas a actividades no económicas, es decir, número medio de horas a la semana que dedica la población de 15 y más años de edad para realizar los quehaceres domésticos, estudio, servicios gratuitos a su comunidad, construcción, ampliación, reparación o mantenimiento de su vivienda o al cuidado de niños, ancianos y discapacitados sin recibir pago alguno; b) Promedio de horas dedicadas a actividades económicas, es decir, número medio de horas a la semana que dedica la población ocupada para desempeñar su trabajo y; c) Promedio de ingreso por hora trabajada de la población ocupada, es decir, ingreso medio obtenido por la población ocupada por hora trabajada.

Los datos que se presentan corresponden al cuarto trimestre de 2015, en el caso del promedio de horas dedicadas a la realización de actividades no económicas, las mujeres ocupadas dedican 28 horas en promedio a la semana, por su parte los varones únicamente 8.6 horas, para el caso de las personas desocupadas, las mujeres suman en promedio a la semana 36 horas y los hombres 16, esto nos arroja una diferencia de 20 horas.

Referente a población no económicamente activa, adultos mayores y niños menores de 15 años, las mujeres dedican en promedio 42 horas a la semana y los hombres 29 horas, es decir existe una diferencia de 13 horas.

En lo que respecta al tiempo dedicado a las actividades económicas, los hombres dedican en promedio a la semana 45 horas y las mujeres 37, lo anterior nos arroja una diferencia de 8 horas.

Sin embargo, si se analizan los datos de promedio de ingreso por hora trabajada se puede apreciar que existen disparidades, por ejemplo, el promedio por hora para las mujeres que trabajan en la educación es de $71 pesos, mientras que para los hombres es de $76.5 pesos, otro caso es de la mujeres que trabajan como directivos o funcionarias del sector público, privado y social quienes reciben en promedio $77.5 pesos por horas, mientas que los varones $99.8 pesos por hora.

En el análisis general, tomando como base la población económicamente activa, las mujeres tienen un mayor promedio de horas dedicadas a las actividades económicas y no económicas, esto es 64 horas, recibiendo en el ámbito laboral un salario inferior, por su parte los hombres suman en promedio 53 horas.

Finalmente, nadie puede negar que los quehaceres domésticos son imprescindibles para el funcionamiento de los hogares, sin embargo, como lo demuestran los datos, son actividades que recaen en mayor parte sobre las mujeres, de esta forma la mujer, luego de cumplir su jornada laboral, tiene que cumplir con una segunda jornada de trabajo que son los quehaceres domésticos.

Ocupacion y empleo
Fuente: Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), INEGI 2015.

Alejo Fuentes

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*