La depreciación del peso y la pérdida de ingresos para los asalariados

La depreciación del peso frente a la moneda norteamericana (principal socio comercial) o divisas de otros países, otorga beneficios o pérdidas según la clase social a la que se pertenezca, para los trabajadores y trabajadoras asalariados, la depreciación significa la pérdida inmediata de una parte de sus ingresos, porque los precios de las mercancías aumentan. Dada las relaciones comerciales que se tienen, mucha de la maquinaria, materias primas y artículos de consumo son comprados en el exterior bajo el tipo de cambio del día en cuestión, por lo que la depreciación del peso o apreciación de las demás monedas significa el aumento del precio de los productos.

La depreciación del peso se transforma así en una disminución del poder de compra del salario de los trabajadores y en un abaratamiento de la fuerza de trabajo mexicana para los inversionistas extranjeros, en cambio el precio de las mercancías aumenta a medida que suben el de los insumos y maquinaria importados, lo anterior dado que los incrementos en precio son absorbidos en mayor parte por los consumidores finales y no por los productores o importadores, sin mermar así su ganancia.

Cierto es que la depreciación del peso puede implicar una mayor exportación de productos mexicanos al exterior y un incremento en la producción de determinadas mercancías, sin embargo para los países importadores de dichos productos significa un subsidio ya que pueden conseguir más mercancías por la misma cantidad de dinero y con ello incrementar la tasa de ganancia de las empresas, dado el abaratamiento de las materias primas que entran en el proceso productivo.

La explicación del comportamiento de los mercados y la volatilidad de las divisas se plantea sobre dos principales cuestiones: a) La desaceleración económica de China, cuyo crecimiento de 6.9% en 2015 fue el más bajo en 25 años; b) El aumento de la Reserva Federal (FED) a las tasas de interés en Estados Unidos, luego de la depresión económica y financiera de 2008, durante el gobierno de George W. Bush, de esta manera la tasa de interés de préstamo a corto plazo que oscilaba cerca de cero aumentó en 0.25% y el de créditos interbancarios 0.5%.

Con lo anterior los capitales golondrinos y los inversionistas pudieron migrar al mercado norteamericano para tener un mayor rendimiento o ganancia. En México el dólar luego de rondar los 15 pesos, en abril del año pasado supero dicha barrera, para diciembre el tipo de cambio oscilaba en 17.30 pesos por dólar, para el 18 de enero de 2016 el precio máximo de venta llego a 18.50 pesos, para el 2 de febrero se cotizo en 18.80 pesos a la venta en los principales bancos y cerro en 18.53, puede apreciarse en base a los datos históricos de BANXICO, que este comportamiento del dólar es una constante, uno de los años más marcados es 2008, punto de inflexión, aun con la crisis en EUA el dólar luego de venderse a 10.30 a inicios del año en diciembre se cotizo en 13.50.

Tipo de cambio peso dólar desde 1954_1
Fuente: Gráfica tomada de BANXICO, serie histórica del tipo de cambio.

Alejo Fuentes.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*