La falta de credibilidad y decadencia de la televisión privada

En mayo de 2012, ante la embestida del títere presidencial Enrique Peña Nieto, cuando todo el mundo creía que el candidato no tenía oposición alguna, nació en la escuela más elitista de México, el movimiento #YoSoy132, su demanda principal, “la democratización de los medios de comunicación”, teniendo en cuenta que con medios “más democráticos”, la opinión pública podría variar y no sólo tendríamos un bombardeo del candidato del PRI-Televisa. Lo que sucedió después ya todo el mundo sabe.

Casi cuatro años después, se puede pensar que la demanda principal ha sido llevada a cabo, los números de las “dos grandes televisoras”, del país cada vez van más de mal en peor, sólo basta revisar los números.

Tv Azteca de Grupo Salinas, reportó una pérdida de 817 millones de pesos en el último trimestre del año, por eso tantos programas fuera del aire y novelas compradas a otros países, además de quitar su barra de programas propios de Azteca 7 y dejar sólo contenido pagado (a excepción de los deportes, que es de donde come la televisora), además de los recortes del personal.

Mientras que en Telvisa de Emilio Azcarraga, las pérdidas económicas también se han presentado, por lo que han tenido que acabar de la misma manera con sus programas, como “En familia con Chabelo”, y el talk show de Laura Bozzo, además del fracaso rotundo de Big Brother ,algunas personas ni se enteraron que salió nuevamente al aíre.

¿Por qué sucede este fenómeno? Como ya lo mencioné, no es por “la democratización de los medios”, existe un principal factor, pues la mayor parte de las empresas destinaban el 75 % de su inversión publicitaria en televisión abierta, del cual el 90% pasaba directamente a las dos televisoras, ahora las empresas la máxima destina el 50% (qué es mucho y sólo lo hacen las grandes empresas), mientras que la mayoría ha cambiado su plataforma al invadir el internet.

La inversión de las compañías ha ido al internet, a páginas como Youtube, Facebook o Twitter, que son las más consultadas por los mexicanos, pues esta publicidad es mucho más barata y sabes exactamente a qué público le está llegando. Es por esto la caída económica de las grandes televisoras.

Otro de los factores de la caída de las televisoras, es que cada vez la televisión de paga es más barata, y como toda la gente debe conocer, los programas no están llenos de basura como los de la televisión abierta.

Recordemos que la televisión mexicana, es un proyecto tomado de cabo a rabo de la televisión norteamericana. En los años 60´s López Mateos envió a Guillermo Camarena (creador de la televisión a color), a investigar los modelos televisivos de varios países, regresó con el modelo de EUA y el británico. El modelo yanqui basado en la una televisión privada con contenidos creados en lo particular; mientras que el modelo británico fortalecía la televisión del Estado, creando la BBC, cuyos contenidos son de alta calidad, lo que hace que los privados tengan que hacer mejores contenidos para tener audiencia.

Sí a esto le añadimos que el internet, que cada vez tiene precios más accesibles, y ofrece exactamente lo que el usuario quiere ver, se puede entender mejor porque la precipitación de la tv en México.

Con la apertura del internet y la cobertura que este puede llegar a tener, se ha podido desestabilizar al gobierno mexicano. Los ejemplos son claros, primeramente la propagación del 132, la difusión del caso de la “Casa blanca”; la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y las acciones globales; el #YaMeCanse de Murillo Karam; la fuga del Chapo, entre muchas más noticias que se han viralizado por la difusión en redes sociales.

En las redes sociales, se puede ver como cada vez más el pueblo mexicano siente una rabia e indignación por la falta de alternativas a la información, por eso las páginas web que difunden una “noticia de forma más crítica”, son más revisados, que los medios que parecen oficiales (para ver esto, revisar Alexa.com)

El ejemplo es sencillo, el día de ayer a la “conductora” Andrea Legarreta del programa “hoy” de Televisa, le dieron el guion para decir que la subida del dólar, no afectaba para nada a los mexicanos (de lo cual ya se retractó), los “memes”, y notas contradiciendo a la ahora candidata al premio Nobel de Economía no se hicieron esperar. Pues cada vez es más difícil jugar con la información a favor de los que gobiernan.

El problema, de todo esto, es que el internet no llegar a la totalidad de los mexicanos, y faltan años para que suceda, y en ejemplo de esta noticia, la gente que tiene internet claro que destrozó a la farsante, pero toda esa gente que no tiene acceso al internet o no sabe como utilizarlo, pues claro que puede permear en su opinión, creyendo que la subida del dólar no los afecta.

El futuro en los medios de comunicación, en específico en la televisión es claro, para que puedan sobrevivir se deben reinventar y crear contenidos para un público más exigente.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*