La desaparición de Pensionissste; un nuevo regalo de Peña Nieto a los empresarios.

En éste momento las necesidades de seguridad social más sentidas y expresadas por la población son las de mejorar servicios de salud y la de tener una canasta de prestaciones digna. El equipo mediático de Peña Nieto conformado por Televisa, y los políticos y empresarios millonarios que se han encargado del saqueo de la nación estuvieron y están conscientes de ello;  por eso promueven reformas que sólo sirven para dos cosas: simular que se hace algo por la sociedad y pasar el dinero público a las empresas privadas.

En el sentido de los servicios de salud para el siguiente año se dejarán de otorgar un aproximado de 3 mil 300 millones de pesos al sector salud público con lo cual es de suponer que habrá peor servicio en los hospitales del IMSS, ISSSTE y Secretaría de Salud; perfecto pretexto para la subrogación de servicios.

En cuanto a la mejora de prestaciones de vivienda y pensiones, el presidente Enrique Peña Nieto con solo 3 años de mandato, y con haber leído menos de 3 libros en su vida ha dado fuertes golpes a los trabajadores:

El 8 de septiembre de 2013, el presidente anunció en cadena nacional la creación del seguro de desempleo para los trabajadores; no dijo que éste se financiaría con el dinero que el propio empleado estuvo ahorrando para su vivienda; menos aún, que parte de esos recursos ya existentes, 34 mil 439 millones de pesos, serían retirados del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) para entregárselos a cualquiera de las 11 afores del país.

En marzo de 2014 se concretó el primer golpe contra los trabajadores: la Cámara de Diputados aprobó cambios a la Ley del Infonavit, para traspasar esos 34 mil 439 millones de pesos del Fondo de Vivienda de los Trabajadores a las afores que manejan bancos y aseguradoras (Proceso 1952).

Hoy, en un segundo “secuestro del dinero del trabajador”, como lo califican laboristas y legisladores de oposición, Peña Nieto y sus aliados en la cámara de diputados pretenden retirar el dinero de las pensiones de los burócratas y entregárselo a particulares.

Se trata de la reforma a la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) que prevé la desaparición de Pensionissste –organismo que administra las aportaciones dadas por patrón y empleado para formar su fondo de retiro, cesantía o vejez– para crear uno nuevo donde la iniciativa privada pueda hacer negocio con parte de los recursos.

Actualmente la bolsa de Pensionissste es de 119 mil 373 millones de pesos, según cifras de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar); el 49% que estaría en manos de las afores privadas sería del orden de los 58 mil 493 millones de pesos.

Con esto se eliminará cualquier responsabilidad del Estado mexicano en caso de minusvalías y, por tanto, esto tendrá un impacto en los seguros de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez o de circunstancias ajenas a la voluntad del trabajador.

La iniciativa presidencial señala que uno de los motivos para cerrar el Pensionissste y constituir una empresa paraestatal es que muchos trabajadores han transladado sus cuentas: son aproximadamente  39 mil cuentas individuales, esto es, 45 por ciento de los activos que administra.

Sin embargo,  las Afore de Banamex y Banorte-XXI han registrado una migración superior, con 443 mil 251 y 412 mil 772 cuentas, respectivamente, y otras, como Sura, Inbursa, Profuturo GNP y Principal registraron cambios de 270 mil 154, 121 mil 675, 116 mil 497 y 112 mil 88 cuentas. Esto último no lo dirá ni Peña Nieto ni Lopez Dóriga en Televisa.

El mini-combo de seguridad social “universal” de Peña Nieto se reduce en cuatro prestaciones “básicas”: atención médica “de calidad”, seguro de desempleo temporal, seguro contra riesgos de trabajo y pensión para la vejez. A todas ellas se les esta encaminando dando a la privatización (aunque la tele diga que no), y esto no lo va a parar ningún grupo parlamentario con buena voluntad, si no los trabajadores organizados y luchando por sus derechos.

Como diría Antonio Gramsci: La única manera de predecir el futuro es organizándose, y hacer que eso que quieres ocurra.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*