Inicia la batalla por el agua

La nueva ley de Agua, aprobaba en diversas comisiones de la Cámara de Diputados,  establece que ésta puede y debe ser utilizada para generar energía, lo que abre la posibilidad, según especialistas y organizaciones sociales inconformes, a la privatización del líquido vital, ya que esta ley, al conjugarse con la Reforma Energética, permite a las empresas privadas apoderarse del agua para su beneficio económico.

Esta nueva ley  permite  y posibilita  una explotación de energéticos vía fracking. Este método de explotación implica una gran contaminación al agua, ya que ésta se utiliza como un elemento fundamental en el proceso de  extraer hidrocarburos del subsuelo.

La contaminación se da al  utilizar agua dulce mezclada  con arena y 750  químicos de los cuales 26 por ciento son cancerígenos. El agua utilizada en este proceso jamás se puede volver a usar y sólo se evapora con todos los químicos, produciendo severos cambios climáticos.

La implementación del agua en un proceso como el de fracking implica, en los hechos, la imposibilidad de miles de mexicanos de acceder a este líquido, ya que su uso se priorizará para la industria privada energética en lugar del consumo humano.

Hace algunos días en un foro sobre la privatización del agua  en la universidad Iberoamericana, Anaid Velasco, coordinadora del área de investigación del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), enfatizó que “la iniciativa aprobada en comisiones no cubre los estándares mínimos, además de que, en vez de apuntalar el consumo mínimo vital de agua hasta en 100 litros por persona, establecido por la Constitución, lo sitúa en solamente 50 litros por persona, limitación que no tiene sustento”, dijo la especialista.

Cabe resaltar que desde que se hizo pública la intensión de los diputados, surgieron grupos en todo el territorio mexicano que ya comenzaron una lucha contra estas formas de privatización del agua.  Por ejemplo en Puebla más de 82 pueblos, en la séptima Asamblea de Pueblos Serranos en Defensa del Territorio y la Naturaleza, lograron   que las presidencias municipales de Cuetzalan y Tuzamapan de Galeana declararan estas comunidades territorios libres de minería, hidroeléctricas y explotaciones petroleras.

Así es como comienza la defensa de este recurso vital para los seres humanos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*