Meade y la continuidad; un fiel seguidor del neoliberalismo como candidato del PRI

Comité Mariátegui.-

        08 de diciembre de 2017. José Antonio Meade Kuribreña renunció el pasado 27 de noviembre a la Secretaría Hacienda y Crédito Público (SHCP) para registrarse como Precandidato a la Presidencia de la República por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El destape de Meade no fue sorpresa, 4 días antes, el Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, había insinuado indirectamente que el perfil del entonces titular de Hacienda, era de los mejores para encabezar al PRI en la elección presidencial de 2018.

Aunque el virtual precandidato del revolucionario institucional no es de militancia priista, es parte del grupo político-ideológico que ha dominado la política económica del país en los últimos 30 años.

Meade es un ortodoxo-tecnócrata-neoliberal, que defiende las supuestas virtudes del libre mercado, siendo partidario de las privatizaciones del sector económico, educativo y de la salud, además de una política de bajos salarios, de liberación del sistema financiero, de apoyo fiscales a los grandes empresarios y de la libre actuación de las empresas transnacionales en el país.

No es casual que al igual que su principal promotor, el Secretario de Relaciones Exteriores, sea identificado como parte del salinismo, junto a personajes como Pedro Aspe (secretario de Hacienda del gobierno de Salinas de Gortari), Guillermo Ortiz Martínez (gobernador del Banco de México con Zedillo), Ángel Gurría (secretario de Hacienda y Relaciones Exteriores de Zedillo), Agustín Carstens (secretario de Hacienda y presidente del Banco de México con Calderón), entre otros.

Meade, al igual que su grupo político-ideológico, ha ocupado cargos de alto nivel, tanto en administraciones panistas como priistas. Siendo tres veces Secretario en el gobierno de Peña Nieto, en las carteras de Relaciones Exteriores, Desarrollo Social y Hacienda, y antes había estado en el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) como Secretario de Energía y Hacienda.

Fiel seguidor del libre mercado, Meade Kuribreña defendió en la cumbre anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), realizada en octubre pasado en Washington, la existencia del ahora agonizante Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Aunque aparentemente goza de una buena relación con el gobierno de Estados Unidos, sobre todo por la amistad de Luis Videgaray con Jared Kushner, yerno de Donald Trump y, la total alineación de la cancillería mexicana con Washington en los temas de Venezuela y Corea del Norte, es posible que este tema sea su principal problema. Ya que el claro proteccionismo del actual gobierno norteamericano representa un escenario radicalmente diferente a su esquema neoliberal, con el cual su ortodoxia librecambista chocará de frente.

Meade representa la continuidad del neoliberalismo y el priismo, por lo tanto, es garantía de lo mismo que una generación de mexicanos hemos visto en 30 años.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*