A cinco años del gobierno de Peña Nieto, los saldos para el bolsillo de los mexicanos

Por Comité Espartaco.-

      4 de diciembre de 2017. Han pasado cinco años desde que el entonces candidato electo, Enrique Peña Nieto tomara posesión como presidente de la república el 1 de diciembre de 2012. Inmediatamente a su entrada en funciones, Peña anunció como su principal propuesta la elaboración de una serie de modificaciones a la Constitución Política a las que llamó “reformas estructurales”. Dichos cambios comprenden un total de once temas, entre las que destacaron las reformas laboral, educativa, energética y el establecimiento de un nuevo sistema penal acusatorio.

La aprobación de las reformas estructurales en las cámaras de Diputados federales y locales de la mayoría de los estados, así como en el Senado, fue posible a la alianza fraguada entre la administración de Peña, y los representantes de los principales partidos electorales: PRI, PAN, PRD y el Partido Verde Ecologista. Bajo el eslogan “Mover a México”, se anunció que esas modificaciones constitucionales generarían más ingresos al país, disminuiría la deuda pública y se mejorarían las condiciones de vida de la población mediante la baja de los precios de insumos como las gasolinas, tarifas eléctricas y canasta básica. Sin embargo, las propias cifras oficiales muestran lo contrario si se contrastan los años de 2012 y 2017.

  2012 2017
Gasolina Magna $ 9.82 $ 16.72
Gasolina Premium $ 10.36 $ 18.46
Gas LP 30 kg. $ 366.00 $ 590.00
Precio del dólar $ 12.87 $ 19.67
Kg. de huevo $ 12.00 $ 30.00
Deuda pública $ 4.0 billones $ 9.6 billones

Finalmente, destacan otras dos características de la administración de Peña Nieto y sus funcionarios. Por un lado la incapacidad o desinterés por garantizar la seguridad de la población, pues las cifras de desapariciones, secuestros y asesinatos han incrementado alarmantemente; tan solo en el pasado mes de octubre se reportaron oficialmente 2 mil 764 víctimas de homicidio, rompiéndose así por cuarta vez en este año el récord mensual de homicidios. Por otra parte, en 2017 ha habido un sostenido recorte al presupuesto federal destinado al gasto público, por ejemplo, salud (12 por ciento menos respecto a 2016), educación (8 por ciento menos respecto a 2016), ciencia y tecnología (21 por ciento menos respecto a 2016), principalmente, bajo el argumento de no aumentar más la deuda pública del país. Sin embargo, el monto total de la deuda que en 2012 representaba el 36.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), en 2016 se elevó hasta un 50.2 por ciento del PIB.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*