En Guatemala los policías impidieron que las niñas fueran auxiliadas

Redacción El Chicote

     16 de marzo de 2017. Los elementos de seguridad que regresaron a las menores a las instalaciones del Albergue Hogar Seguro “Virgen de la Asunción”, impidieron que las niñas que se quemaban en un salón fueran auxiliadas.

   Así lo narró uno de los adolescentes varones, del albergue, quien con otro grupo también había sido encerrado en el Auditorio tras intentar escapar del lugar que los menores consideraban una cárcel.

     De acuerdo al testimonio “Como a las 8:30 (de la mañana del 8 de marzo) empezamos a oler a quemado y no sé ni cómo abrimos la puerta del auditorio (que también estaba bajo llave) para ir a ayudarlas porque se estaban quemando. Pero los policías no nos dejaron ayudarlas y nos empezaron a pegar. Nadie las ayudó y no nos dejaron ayudarlas”, acusó.

    Las llamas mataron a 40 niñas, 19 calcinadas en el lugar y 21 que han muerto en hospitales a causa de la gravedad de las quemaduras. El incendio fue precedido por un motín de las adolescentes en el módulo Mi Hogar, respaldado por adolescentes varones.

    De acuerdo al medio Nómada, esos motines eran frecuentes, “ante las constantes violaciones sexuales por trabajadores, monitores y otras autoridades”. En julio de 2015, La Hora denunció que al menos 233 niños y niñas se habían fugado de ese lugar.

     El mismo medio señala que el martes 7 de marzo, luego del motín llegó una instrucción del presidente de Guatemala, Jimmy Morales, para que la policía permaneciera en el lugar, y los agentes trajeron de vuelta a menores que se habían fugado.

     Cuando los uniformados detuvieron al grupo de adolescentes que intentaron escapar, castigándolas con abusos físicos y sexuales. “A los adolescentes les dieron palizas y a las adolescentes las manosearon. Con excesiva violencia”, detalla nómada.

    “Después de las palizas y los abusos, los policías los separaron; a los niños y adolescentes los encerraron en el auditorio y a las niñas y adolescentes en un espacio que algunos describen como ‘la escuela’ y otros como ‘el taller’”.

      Entre 52 y 60 niñas y adolescentes fueron encerradas bajo llave en  el salón, sin posibilidad de usar los sanitarios después de una jornada de castigos, lo que ocasionó que una de las niñas prendiera unas colchonetas con la idea de que esa sería la única forma para salir del encierro, sin esperar que esto no ocurriría.

(Con información de Nómada y La Hora)

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*