FÚTBOL Y LUCHA DE CLASES: LOS HOMENAJES A FIDEL EN LAS CANCHAS

image
Carlos Mendoza
Se ha escrito bastante acerca del fútbol como un deporte que solo busca entretener a las masas y distraerlas de los verdaderos problemas de la sociedad, además se le ha señalado como un vil negocio que lucra con los jugadores y equipos como simples mercancías. Sin embargo, (en menor medida) en contraparte se ha expresado lo limitado y unilateral que resulta dicha postura. Pues al ser un espacio social es lógico que reproduzca de alguna manera las relaciones sociales fundamentales del sistema económico en que vivimos.

En ese sentido, podemos ver la lucha entre opresores y oprimidos, entre ricos y pobres, entre explotadores y explotados. El fútbol es un reflejo de todo ello, por eso tenemos a equipos de orientación política de derecha como el Real Madrid (España) y la Lazio (Italia) y a otros más progresistas como el Livorno (Italia), St Pauli (Alemania) y el Rayo Vallecano (España). Tenemos también el fenómeno de los sindicatos de jugadores y de los consejos patronales, ambos en constante pugna por los intereses de clase de cada uno. Además, de que el público que asiste a los estadios puede estar identificado con alguna corriente política, aquí sobresalen los grupos organizados conocidos como porras o barras bravas que realizan muchas actividades en apoyo de su equipo y de su filosofía.

En este contexto, debido al lamentable deceso del comandante Fidel Castro Ruz, se realizaron algunos homenajes en las canchas de fútbol profesional. Uno de ellos fue realizado el domingo 27 de noviembre en un partido del Cienciano contra el Manucci en la segunda división de Perú. El jugador Juan Cominges (Cienciano) anotó un gol vía penal y lo celebró mostrando lo que tenía escrito en la playera debajo de la oficial, la leyenda decía “Hasta la victoria siempre, Fidel”.

El segundo homenaje se suscitó el domingo 4 de diciembre en un partido entre el Deportivo Alavés y la Unión Deportiva Las Palmas en la Liga Santander (Primera División del Fútbol Español), ahí en el descanso de medio tiempo los hinchas del Alavés desplegaron una enorme pancarta que tenía una imagen de Castro junto a la frase “Hasta siempre Comandante” y una bandera cubana.

El último que mencionaremos no fue realizado en un campo de fútbol, pero sí fue hecho por uno de los mejores jugadores que han existido, el argentino Diego Armando Maradona. El campeón del mundo en México 1986 mantuvo una relación bastante estrecha desde 1987 con Fidel y le tenía un gran cariño. Entre las palabras que declaró ante medios de comunicación a su llegada a La Habana están las siguientes:

“Vengo a estar con mi segundo papá, con la leyenda que se nos va, pero nos deja un legado muy claro que no podemos traicionar.”
“Quiero decirle a los cubanos que mi corazón está con ellos.”
“Se fue un grande, no tengan dudas. Fidel deja una herencia clara y bella que no podemos traicionar. Quien supone que su muerte debilita a Cuba, se equivoca”.
“La leyenda sigue viva en nosotros, en los corazones que laten por Fidel”.

image

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*