EL EXAMEN “CONTEXTUALIZADO”: UN PASO MÁS EN LA DESAPARICIÓN DE LA PLAZA BASE Y DEL NORMALISMO

El examen elimina el papel social y pedagógico del normalismo, además impone mecanismos de control y chantaje político a los futuros docentes.
La aceptación del examen “estandarizado” no solo afecta a los normalistas, sino que da la pauta para el desmantelamiento del magisterio democrático.

Comité Magisterial-Movimiento de Izquierda Revolucionaria

Es sabido que tanto la Secretaria de Educación del Estado (SEE) como la Secretaria de Educación Pública (SEP) y el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), tienen programado para estos 10 y 11 de diciembre la evaluación docente y con ello la aplicación del examen para el ingreso al servicio docente.

La incertidumbre en la que se mantiene a las generaciones de normalistas egresados en el 2014, 2015 y 2016, ha motivado a que algunos integrantes de la Organización de Normales Oficiales del Estado de Michoacán (ONOEM) y de la estructura sindical de la Sección XVIII promuevan la evaluación docente mediante la presentación de un examen “contextualizo” con en el objetivo de ingresar al servicio docente, esto bajo la idea de que “no tienen más opción”.

Ante este escenario, es importante traer a colación las graves implicaciones labórales, pedagógicas y políticas que implica la aceptación del examen “contextualizado”: La primera de ellas, es que se está aceptando la Reforma Educativa y su Ley General del Servicio Profesional Docente (LGSPD), que marca como obligatorio que el ingreso al servicio sea por medio de la evaluación y un concurso de oposición.

En su artículo 21 la LGSPD se establece: “El Ingreso al Servicio en la Educación Básica y Media Superior que imparta el Estado y sus Organismos Descentralizados, se llevará a cabo mediante concursos de oposición, preferentemente anuales, que garanticen la idoneidad de los conocimientos y las capacidades necesarias”.

La aplicación del examen o concurso de oposición elimina el papel social y pedagógico del normalísimo, pues ahora, tal como lo señaló Aurelio Nuño Mayer el 7 de mayo del 2015, todos los egresados de la educación superior que cuenten con un título pueden aspirar a ser maestros.

“Como saben, ahora cualquiera que tenga un título de licenciatura que quiera presentarse al examen para ser maestro lo puede hacer, así es que, junto con las normales, hoy nuestras universidades tienen también un papel muy importante en ello…A partir de 2016, los concursos serán abiertos a los profesionales en general” declaró.

Otra implicación es que la Ley General del Servicio Profesional Docente, elimina el derecho a la plaza base. En su artículo cuarto fracción XVIII se señala que este concepto será sustituido por el de contratación por “tiempo indefinido”.

“Al documento que expida la Autoridad Educativa o el Organismo Descentralizado para formalizar la Relación jurídica con el Personal Docente y con el Personal con Funciones de Dirección o Supervisión. En razón de su temporalidad podrá ser: a) Provisional: Es el Nombramiento que cubre una vacante temporal menor a seis meses; b) Por Tiempo Fijo: Es el Nombramiento que se otorga por un plazo previamente definido, y c) Definitivo: Es el Nombramiento de base que se da por tiempo indeterminado en términos de esta Ley y de la legislación laboral”.

Así, el concepto de “definitivo”, que implica una contratación por tiempo indeterminado, es la forma en que se pretende eliminar la estabilidad laboral. Es por ello que, en las negociaciones, las autoridades estatales y federales han propuesto al movimiento contratos con “código temporal”, pues esto concuerda con la reforma.

Otro elemento que afecta directamente a los recién ingresados al servicio docente, es que se elimina la posibilidad de que accedan a condiciones de estabilidad laboral y con ello, trunca las condiciones para un trabajo digno, pues al aceptar el examen de ingreso y la eliminación de la plaza base, se obliga a los nuevos docentes a aceptar la evaluación permanente contemplada en el artículo 53 de la LGSPD, como único medio para mantenerse en activo.

 

El artículo 53 establece: En caso de que el personal no alcance un resultado suficiente en la tercera evaluación que se le practique, se darán por terminados los efectos del nombramiento correspondiente sin responsabilidad para la Autoridad Educativa o el Organismo Descentralizado, según corresponda.
Recordemos que la Ley de Servicio Profesional Docentes tiene por objeto “flexibilizar” las condiciones laborales de los futuros docentes, mediante “terminar los efectos del nombramiento, sin responsabilidad para la patronal”. Es decir, la ley pretende eliminar la estabilidad laboral, la seguridad social, el derecho a jubilación y pensión, además de despedir o contratar nuevo personal, sin que esto represente garantizar los derechos de los trabajadores de la educación.
Imponer la evaluación docente como único mecanismo para ingresar al servicio, al igual que la desaparición de la plaza base, tiene por objeto prescindir de las normales del país. En este marco nacional, en Michoacán, la Ley Estatal de Educación eliminó del artículo 29 las modalidades de educación básica especial y educación física, además de los niveles especiales, por lo que es claro que el objetivo, además de eliminar este tipo de educación, es prescindir de la Escuela Normal de Educación Física y de la Licenciatura de Educación Especial ofertada por la Escuela Normal Urbana Federal.
Ahora, la Ley Estatal de Educación en su artículo 29. Señala: El Sistema comprende los tipos, niveles y modalidades siguientes: i) La educación de tipo básico, que comprende los niveles de preescolar, primaria y secundaria: ii) La educación preescolar incluye los servicios de: educación general, comunitaria e indígena; iii) La educación primaria incluye los servicios de: educación general, cursos comunitarios e indígena, y; iv). La educación secundaria, se brinda en secundarias generales, secundarias técnicas y telesecundarias.

 

En el caso de la educación especial, el estado pretende que los niños con capacidades diferentes se integren “paulatinamente” a la modalidad de educación básica general. La reforma a la Ley Estatal contempla en el artículo 38 que: “Tratándose de menores de edad con discapacidad, esta educación propiciará su integración a los planteles de educación básica regular, mediante la aplicación de métodos, técnicas y materiales específicos.”
La aberración de cambiar cuatro años de estudios y de prácticas docentes por un “concurso de oposición” estandarizado y de dudosa legitimidad, implica construir un “cuerpo docente” a modo de las autoridades. La reforma impone mecanismos de control y chantaje político a los futuros trabajadores de la educación, ya que ahora con la LGSPD, ingresarán bajo contratación a prueba y sólo después de demostrar su plena domesticación a la ley se les dará “nombramiento definitivo”.

 

Lo que se muestra en el artículo 22 que plantea:  En la Educación Básica y Media Superior, el ingreso a una plaza docente, dará lugar a un Nombramiento Definitivo de base, después de seis meses de servicio, sin nota desfavorable en su expediente. En caso de que el personal no atienda los apoyos y programas previstos en el tercer párrafo de este artículo, incumpla con la obligación de evaluación o cuando al término del periodo se identifique su insuficiencia en el nivel de desempeño de la función docente, se darán por terminados los efectos del Nombramiento, sin responsabilidad para la Autoridad Educativa o para el Organismo Descentralizado.
En este sentido, la aceptación del examen “estandarizado” no solo afecta a los normalistas, sino que da la pauta para el desmantelamiento del magisterio democrático, pues poco a poco se estaría cambio el perfil combativo del trabajador de la educación, por un perfil dócil y domesticado.

 

Finalmente, es importante reiterar que la aplicación de la reforma y sus leyes secundarias, tienen por objetivo acabar con las normales y el magisterio democrático, pues esta es la única fuerza que impide que la educación pública desaparezca.
Hoy las normales y magisterio combativo tienen el reto de asumir su papel en la historia, y ser la generación de hombres y mujeres que impidan la eliminación de la escuela pública, las normales y los derechos labores. La opción es la lucha en las calles junto el pueblo trabajador.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*