¿QUÉ NOS DEJÓ FIDEL?

image
El pasado 25 de noviembre se cumplieron 60 años de que el bote Granma zarpara desde México hacia Cuba; 82 combatientes revolucionarios se lanzaban contra la dictadura de la isla encabezados por Fidel Castro. El saldo del primer enfrentamiento; 12 hombres y 7 fusiles contra 80 mil soldados de Batista. Quién iba a pensar que celebrarían la victoria 3 años después.
El pasado 25 de noviembre falleció Fidel Castro Ruz; El hombre del siglo XX, sin cuya figura no se pueden explicar los movimientos revolucionarios de Latinoamérica. Se fue un gigante de la historia, aquel que cargó sobre sus hombros al pueblo que le enseñó al mundo que el sistema capitalista no es invencible.
Aquel que fue vanguardia de un pueblo que ha sido el ejemplo moral y político para las viejas y nuevas generaciones de comunistas; un pueblo que hizo avanzar las ruedas de la historia hacia su emancipación y que ha sabido resistir con dignidad. Cuba logró eliminar el analfabetismo en tan solo un año, bajó la mortalidad infantil de un 42% a un 4%, territorio libre de América donde la salud y educación es gratuita y de calidad para todos y todas, es el único país que cumple la sustentabilidad ecológica, cuenta con una excelente protección a las y los infantes; en un mundo donde 200 millones de niños duermen en la calle ninguno es cubano, es un país sin desnutrición infantil. Tiene la escuela de medicina más prestigiosa; ha desarrollado grandes avances como las vacunas contra el cáncer, la cura del vitíligo, la erradicación de transmisión de VHI de madre a hijo, entre otros. En un ejemplo de verdadera solidaridad ha enviado médicos a más de 68 países en más de 600 mil misiones. En Latinoamérica tiene la mayor cantidad de medallas olímpicas. Lo que es aún más impresionante, es que ha hecho todo esto a pesar de más de 50 años de embargo y guerra económica por parte de la más grande potencia capitalista.
Fidel burló más de 600 atentados y resistió a 11 presidentes norteamericanos que intentaron derrocarlo y fue hasta el pasado 25 de noviembre que un infarto acabara con su vida. Fidel, aunque muerto biológicamente, está políticamente vivo en los más humildes y pequeños, vivo en su pueblo y en cada persona que lloró su partida. Su enseñanza no puede ser más esperanzadora; la revolución vencerá. Por eso, su obra, es grandiosa.
Las y los que luchamos por un mundo mejor, debemos estar, como lo estuvo él, junto al pueblo cuando éste levante la cabeza y se lance con todas las fuerzas de la historia por su verdadera libertad e independencia. Listos para cuando se encauce en el camino revolucionario contra aquellos que lo mantuvieron cabizbajo, contra aquellos que le despojaron de la riqueza que genera con el sudor de su frente, cuando terminen de una vez por todas con un sistema que sólo le genera pobreza, miseria, explotación, hambre, violencia, represión, tortura, desaparición, ecocidio y un sinfín de barbaries.
La revolución vencerá, porque la obra de las y los grandes revolucionarios como la de él resuenan en las cabezas de quienes luchan con fervor para concluirla. Porque no hay nada más satisfactorio al momento de perecer, que saber que nuestras fuerzas fueron encaminadas a la lucha por la liberación de la humanidad.
Se ha ido uno de los seres humanos más extraordinarios de todos los tiempos, cuyas ideas y actuar siempre fueron encaminados a la causa de las y los trabajadores, aquel que aportó tanto para comprender que los intereses colectivos siempre tienen que ir por encima de los individuales.
¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE COMANDANTE!

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*