OPEP y Rusia reducirán un 1.8 millones la producción de barriles de petróleo

Lucio Chávez

Con el objetivo de fortalecer los precios del crudo, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), acordó el pasado 30 de noviembre, reducir drásticamente la producción de barriles por día (pbd).

Después de meses de dialogo y ocho años de mantener una producción creciente, los 14 países miembros y el gobierno ruso llegaron a un acuerdo de reducir la producción.

Por su parte, Arabia Saudita, principal productor mundial, reducirá 500 mil barriles. Sus aliados en el cártel, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Qatar rebajarán su extracción en 300 mil bpd. En consonancia Rusia e Irán, acordaron reducir su producción en 300 mil y 200 barriles diarios.

La reducción de la pbd, pretende reducir la oferta de crudo y con ello incentivar el incremento del precio.

El acuerdo contempla que la reducción se realizara el primer trimestre del 2017, pero se espera que, en la nueva reunión del cartel, a realizarse en mayo próximo, se pueda ratificar por seis meses más.

Una vez que los inversionistas supieron del acuerdo los futuros del referente Brent, mezcla extraída del mar del norte, escalo de los 47 hasta los 53 dólares por barril.

La decisión de la OPEP impacta en los mercados, debido a que sus países miembros controlan el 40 por ciento de la producción y el 80 por ciento de las reservas.

La disposición del organismo se tomó tras años de un contexto adverso para los países productores. Recordemos que a mediados del 2014 el precio de barril sufrió una estrepitosa caída de aproximadamente 100 dólares por barril, cuando el precio del estratégico hidrocarburo pasó de los 140 a los 40 dólares.

La caída del precio se debió al incremento de la producción de crudo por parte de Arabia Saudita, según se especuló debido a las presiones de su principal aliado militar: Washington. A lo que se sumó la desaceleración de la economía china, lo cual contrajo la demanda y saturo los mercados. Además de la especulación de algunas entidades financieras, que se vieron fuertemente beneficiadas al contar con grades inversiones en coberturas de futuros de petróleo.

La caída de los precios afecto principalmente a los países cuyo presupuesto dependen de los ingresos petroleros, como Rusia, Venezuela o Irán. Pero a largo plazo, también afecto a Arabia Saudita, ocasionando un déficit presupuestal que género turbulencias políticas al interior de la monarquía de Riad.

También afecto a las empresas productoras, pues muchas de ellas no pudieron cumplir con sus compromisos financieros. Además, la contracción de la producción, afecto en los niveles de empleo en la industria.  Halliburton redujo su planta laboral en mil trabajadores, mientras que British Petroleum (BP) anunció un recorte de cuatro mil empleos a nivel global.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*