¿POR QUÉ TUVIMOS UNA TOMA DE 65 DIAS EN LA UMSNH?

 

Desde hace más de 4 décadas, cada año se realiza el Movimiento de Aspirantes y Rechazados (M.A.R.) que tiene como objetivo principal lograr el ingreso de muchos jóvenes excluidos a la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH). Coordinado e impulsado por Casas del Estudiante (no siempre ni únicamente por la C.U.L.) el MAR tiende a elaborar un discurso –sólido muchas veces, otras no tanto- de justificación de su lucha, además de realizar acciones de presión como marchas, mitínes, pegas, toma de instalaciones y calles, etc. Normalmente, después de un mes o menos de algidez del movimiento se llega a un acuerdo entre autoridades y moradores para dar fin a la coyuntura. Partiendo de los antecedentes, es normal que uno se pregunte ahora ¿por qué tuvimos una toma de 65 días en la UMSNH?
Para dar respuesta a esta pregunta retórica, iniciemos con la situación para este año en el acceso a nuestra universidad. Hace unos meses el H. Consejo Universitario aprobó la nueva política de ingreso, misma que entre otras cosas designaba al Centro Nacional para la Evaluación de la Educación Superior (CENEVAL) como encargado de medir y decidir quiénes eran aptos para obtener una matrícula y quienes no, esto a través de la aplicación de un examen estandarizado, discriminatorio, antididáctico y antipedagógico. Además, la máxima casa de estudios de nuestro estado tiene más del 90% de sus programas acreditados por organismos privados como el Consejo Para la Acreditación de la Educación Superior (COPAES) y el Consejo para la Acreditación de Programas Educativos en Humanidades (COAPEHUM), mismos que entre sus recomendaciones señalan la reducción de la matrícula universitaria como sinónimo de calidad educativa. En este sentido, tenemos a empresas privadas investidas de sociedades civiles cobrando por dar sus servicios y decidir el curso de la UMSNH (violando su autonomía), situación que ayudará a agudizar más la problemática de cada año.
La exclusión educativa en nuestro estado es una realidad, a través de mecanismos como las cuotas que para muchas familias son incosteables, recordemos que el salario mínimo estriba en los $70 y que más del 50% de la población de Michoacán está en condiciones de pobreza. Más aún, en nuestra universidad para este año se redujeron los espacios de manera considerable y sin ninguna explicación lógica; nos hacen creer que fue decisión particular de los consejos técnicos de escuelas y facultades, no obstante eso es falso, fue determinación tomada porque las acreditadoras así lo exigieron. La reducción de la matrícula pretende excluir a más personas, elitizar a la universidad y justificar el ascendente desfinanciamiento de la casa de Hidalgo. Para demostrar eso, aquí les comparto el dato de los lugares que disminuyeron para este año:
CUADRO 1: REDUCCIÓN DE LA MATRÍCULA PARA ESTE CICLO
LICENCIATURA
LUGARES OFERTADOS PARA EL CICLO 2015-2016
LUGARES OFERTADOS PARA EL CICLO 2016-2017
INGENIERO AGRÓNOMO HORTICULTOR
100
70
ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS AGROPECUARIAS
100
70
ARQUITECTURA
600
540
MODALIDADES DENTRO DE LA FACULTAD DE INGENIERÍA ELÉCTRICA
550
250
INGENIERÍA CIVIL
490
450
INGENIERÍA MECÁNICA
280
240
INGENIERO QUÍMICO
200
180
DERECHO
1700
1200
FILOSOFÍA
90
60
HISTORIA
200
170
SALUD PÚBLICA
320
250
TOTAL
4630
3480

Continuemos con la respuesta de la pregunta con la que iniciamos, la postura de las autoridades universitarias (elegidas antidemocráticamente) ante este nuevo escenario fue clara desde el comienzo, no ceder en lo más mínimo lo ya pactado con CENEVAL y acreditadoras. Para ello realizaron toda una campaña de desprestigio y calumnias contra todo aquel que perteneciera o simpatizará con el MAR. Además, a través del Consejo Universitario retiraron el subsidio a las Casas del Estudiante en toma y expulsaron al menos a 15 moradores, también realizaron denuncias ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE). Llegó a tal grado la rigidez de su posición, que se dedicaron a simular que buscaban resolver el conflicto con diálogos públicos y privados que eran totalmente infructuosos.
Con este breve y modesto comentario, se puede vislumbrar un panorama general de las principales detonantes de que lamentablemente tuviéramos un semi-paro de labores académicas en nuestra universidad por más de dos meses. Es obvio que al interior del MAR existen contradicciones (sobre eso hablaremos en otra ocasión), no obstante su demanda es justa y legítima.
Por último, debemos mencionar que la educación es un derecho humano que se ejerce de manera colectiva y no individual, los derechos no se ganan pasando exámenes y pagando trámites, ¡NO!, los derechos se obtienen a través de movimientos sociales con vocación democrática, quién niegue esta afirmación está negando la historia misma.

Carlos Mendoza

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*