Los medios de comunicación y el proceso de paz en Colombia

image

Quizá usted haya escuchado en estos días algo de Colombia, “gano el NO”, “El presidente de Colombia gana el Nobel de la paz”, “el proceso de paz en riesgo”, “las FARC mantienen el diálogo”, pero seguramente se preguntará ¿Qué es lo que pasa allá? Y ¿Qué significa el NO? y sobre todo ¿Por qué los colombianos no quieren la paz, están locos?
El conflicto armado en Colombia lleva por lo menos más de 50 años y si bien ha habido varios intentos para llegar a un acuerdo por la paz, nunca se había estado tan cerca como ahora a pesar del triunfo del “No” recientemente.
La pobreza, la desigualdad y la falta de oportunidades le dieron fuerza a las FARC en la década de los ochenta, si bien esta había surgido en los sesenta. La respuesta de los gobiernos que han desfilado en el país cafetalero, había sido la creación de grupos paramilitares para contener a las FARC, específicamente las AUC que posteriormente incursionaron en el mundo del narcotráfico para convertirse en la máquina de matar más cruel y poderosa de aquel país.
La ola de violencia producido por los grupos paramilitares y apoyados por el gobierno, buscaba llegar a su fin poniendo a votación un referéndum en el que el NO se impuso. Un resultado que nadie se esperaba, aunque en realidad podría no ser tan sorpresivo si revisamos la percepción que se tiene sobre las FARC en Colombia, una percepción que ha sido alimentada por los medios de comunicación de aquel país. Y que fue la verdadera razón del triunfo del NO.
Curiosamente en el 2002 los colombianos eligieron a uno de los presidentes más miserables de la historia de la América Latina reciente, quien le ofreció a los grupos paramilitares condiciones de paz mucho más favorables que las que se les ha ofrecido a las FARC y no solo eso, Álvaro Uribe no requirió llevar estos acuerdos de paz a votación y los colombianos ni protestaron ni marcharon para pronunciarse contra los mismos. En uno de esos misteriosos hechos que tiene la historia para contarnos y recordar.
En una encuesta donde se pregunta a los colombianos por el máximo responsable de la violencia en ese país, las respuestas muestran a las FARC como los máximos responsables, mientras los paramilitares entre 7 opciones que se dieron a elegir ocupa muy alejado de los primeros sitios el 6 lugar.

image.png
En este mundo globalizado no hay duda que la percepción siempre es más importante que la realidad y es que la percepción permite a determinados grupos políticos e intereses tomar como bandera el odio y el descontento para envenenar a todo un pueblo en nombre de la paz, la justicia o cualquier termino que pierde su significado en ese lenguaje mezquino que ellos manejan.
En la siguiente estadística podemos mostrar como esa realidad poco importa para las personas que se dejan dominar por los medios de comunicación. La diferencia que existe entre las FARC y los paramilitares es abismal. Y sin embargo a quienes se les ofrece primero la paz son a los paramilitares. Las siguientes estadísticas muestran los resultados de 1998 hasta el 2006, 4 años después de los acuerdos de paz del nefasto Álvaro Uribe. En este esfuerzo informativo que desarrolló una blogera conocida como “La Perorata” destaca una pregunta más ¿Considera que los paramilitares son un mal necesario? La respuesta asusta, un 40% responde afirmativamente, llevando a cuestionar a la autora de esta investigación si a los franceses se les preguntara lo mismo de ISIS, no cabría en la imaginación siquiera de ellos una pregunta así.

image.png

Entonces si tenemos en cuenta que, según otras estadísticas, los lugares que tuvieron más víctimas de las FARC en Colombia votaron por él SI y donde hubieron de muy pocas a nulas los ganadores fueron los del NO. Nos lleva a plantearnos de donde nace esta percepción de los colombianos que no han sido víctimas de la guerra. La respuesta no puede ser otra, esos colombianos que no han sido víctimas de las FARC viven el conflicto a través de lo que dicen los medios de comunicación.
En su tesis doctoral esta blogera nos muestra cómo es posible que a pesar de que hay una diferencia abismal entre los asesinatos de un grupo y otro, se tenga una visión tan negativa de las FARC y no tanto así de los paramilitares. Bueno, la cuestión es que los principales diarios de ese país, cuando un hecho violento es producido por las FARC, los periódicos y la televisión se encargan de nombrar y repetir que han sido las FARC hasta el cansancio. En cambio, cuando los paramilitares comenten estos hechos, que como las estadísticas muestran doblan en número a los de las FARC, siempre se evita mencionar la palabra “paramilitares” sustituyéndolas por “grupos armados”,” hombres encapuchados”, “asesinos” etc. Cualquier denominación que oculte a los paramilitares, es decir, los medios de comunicación fueron uno de los protectores de ese “mal necesario”. Y ahora son responsables de que el NO haya triunfado poniendo en el limbo el proceso de paz en Colombia, que a pesar de todo con el nobel entregado a J. Manuel Santos, se intenta todavía concretar la paz con la disposición total de las FARC a mantener los esfuerzos por la paz.
No hay duda que en nuestros tiempos del poder que aún tienen los medios de comunicación, a pesar de que las redes sociales se han convertido en un espacio alternativo de información aún queda mucho por hacer. Y la victoria del NO en Colombia es una muestra de cuanto ha influido a la población y el grave daño que puede hacer a las personas, sembrando odio, rencor, cosechando verdugos, ocultando a otros. Afortunadamente el gobierno de Santos y las FARC han mantenido el dialogo y estos últimos han reiterado luchar por la paz, a pesar que haya voces con cámara y micrófono que no lo desean así.
Titulares de las FARC

image

Titulares de los Paramilitares

image.png

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*