LA ALERTA DE GENÉRO COMO INSTRUMENTO DE AUXILIO: EL ESTADO DE MÉXICO Y MICHOACÁN A FAVOR.

Del 2005 a la fecha, más de 1500 mujeres han sido asesinadas con exceso de violencia en el Estado de México. Los 10 municipios con más feminicidios  son  Ecatepec, Nezahualcoytl, Tlanepantla, Toluca, Chimalhuacán, Naucalpan, Tultitlán, Cuautitlán, Izcalli.

El gobernador del Estado de México, Eruviel  Ávila, recientemente solicitó la alerta de género para 11 municipios donde la cifra de mujeres y niñas asesinadas o secuestradas en los últimos años es desconcertante, de esta forma  pretende, darle prioridad a ciertas investigaciones  y uso de protocolos especiales en caso de homicidios conocidos como feminicidios.

Para María de la Luz Estrada, directora del observatorio Ciudadano Nacional de  feminicidios, la declaración del gobernador del Estado de México, no es una solicitud, es una aceptación de que existe una violencia de género estructural y sistemática que se ha venido recrudeciendo;  aseverando  que si esta confesión se hubiera dado al menos cinco años antes, se hubieran evitado cientos de asesinatos y miles de desapariciones de mujeres.

Por otra parte es importante señalar que de acuerdo a la ley General de Acceso a una vida libre de violencia, el gobernador no está facultado para solicitar la declaratoria de alerta de género, ya que su responsabilidad es implementar las medidas que garanticen la integridad y la vida de las mujeres.

A pesar de la sorpresiva declaración del gobernador Ávila, es indispensable que la Secretaría de Gobernación presente los resultados del informe realizado por el grupo multidisciplinar e interinstitucional para que se conozcan las acciones que se llevarán acabo para atender la problemática.

Ahora al hablar específicamente de Michoacán,  las cifras de asesinatos violentos contra mujeres también se ha mantenido a la alza, y que al igual que el Estado de México ocupa uno de los primeros lugares en el país donde las mujeres son violentadas y asesinadas;  los datos oficiales indican que el número más alto se registró en el 2012 con 117 casos, mientras que en el 2009 se registró el más bajo con 77 casos. En el 2010 se registraron  89 casos, 90 en el 2011, al igual que en el 2013, en el 2014 se registraron 85 casos.

Estas cifras confirman la política del Estado de tolerar y ser omiso ante la violencia hacia las mujeres, hechos que convierten estos crímenes en crímenes de estado.

Debido a la situación actual de Michoacán  en materia de violencia consideramos es necesario la organización,   que se busque concientizar a las y los ciudadanos de la gravedad de los feminicidios, que no son casos aislados sino resultados de una política pública; que no es culpa de la víctima, ni de su forma de vestir, ni el horario en el cual transita  en  la vía pública; sino que es culpa de un agresor, pero también de un Estado omiso ante la violencia hacia las mujeres , que ha preferido hacer invisible a cada una de las víctimas y colocarlas como casos aislados antes que aceptar que no ha actuado en consecuencia y que es necesario que se implementen medidas para la protección del derecho a vivir una vida libre de violencia de las mujeres en Michoacán y de México, así mismos es necesario la manifestación pública como forma de presión política a un gobierno que cada día parece escuchar menos a las y los ciudadanos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*